¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?


La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia en las personas de edad avanzada. Se estima que unos veinticinco millones de personas en todo el mundo la padecen. Cuando hablamos de demencia nos referimos a una condición que afecta gravemente la habilidad de una persona para llevar a cabo sus tareas cotidianas.

El mal de Alzheimer es una condición neurodegenerativa que afecta progresivamente la memoria, otras capacidades intelectuales y finalmente la capacidad para llevar a cabo aún las tareas más básicas.

El nombre de esta enfermedad se debe a un psiquiatra alemán llamado Alois Alzheimer quien trabajaba junto a otro psiquiatra alemán llamado Emil Kraepelin. En 1906 Alzheimer describió por primera vez los distintivos cambios neuropatológicos de El mal de Alzheimer. Para esto estudió el cerebro de una mujer de 51 años que había fallecido recientemente en el hospital de Frankfurt y que presentaba un cuadro clínico en el cual, entre otros síntomas, figuraban delirio de celos, pérdida de memoria y alucinaciones. Kraepelin ya había identificado los síntomas pero decidió que la enfermedad debía llevar el nombre de Alzheimer por considerar la aportación de éste al entendimiento de esta enfermedad de extrema importancia.

Durante gran parte del siglo veinte el diagnóstico de El mal de Alzheimer se limitó a personas entre las edades de 45 a 65 años que mostraban los síntomas característicos ya que en personas de edades más avanzadas la pérdida de facultades mentales era algo más o menos normal. Sin embargo, en las décadas de 1970 y 1980 esto comenzó a cambiar. Actualmente el diagnóstico de El mal de Alzheimer se aplica a cualquier persona que presente los síntomas y el curso distintivos de esta condición.

Para mayor informacionn visite: http://www.trustedprescriptionsonline.com

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides y la enfermedad de Alzheimer

algunos estudios parecen indicar que estos medicamentos entre los que se encuentran la aspirina y el ibuprofeno pueden reducir el riesgo de padecer de la enfermedad de Alzheimer o al menos retrasar su comienzo.

El ejercicio mental – existe evidencia de que las personas que ejercitan su mente regularmente tienen una menor probabilidad de sufrir de la enfermedad de Alzheimer que quienes no lo hacen. Al referirnos a ejercitar la mente nos referimos a diversas actividades. En un estudio se encontró que las personas que juegan ajedrez con regularidad desarrollan la enfermedad de Alzheimer con menos frecuencia que el resto de las personas. Se ha encontrado que resolver crucigramas también tiene una relación inversa con la enfermedad de Alzheimer, es decir, mientras más se practica esta actividad menor es la probabiliidad de desarrollar esta condición. Otros estudios llevados a cabo en animales parecen demostrar que existen estímulos ambientales que hacen que aumente el crecimiento de las neuronas y el peso del cerebro. Los estímulos que logran esto son estímulos complejos. Hay que hacer notar que existen estudiosos que ponen en tela de juicio estos beneficios del ejercicio mental.

Para mayor imformacion visite: http://www.trustedprescriptionsonline.com

Fases


El alzhéimer pasa por diferentes fases.El mal de Alzheimer se puede dividir en tres etapas:

-Fase Inicial, con una sintomatología ligera o leve, el enfermo mantiene su autonomía y sólo necesita supervisión cuando se trata de tareas complejas.

Estos síntomas iniciales van desde una simple e insignificante, pero a veces recurrente, pérdida de memoria (como la dificultad en orientarse uno mismo en lugares como calles al estar conduciendo el automóvil), hasta una constante y más persuasiva pérdida de la memoria conocida como memoria a corto plazo, presentando dificultades al interactuar en áreas de índole familiar como el vecindario donde el individuo habita.

-Fase media. Mientras El mal de Alzheimer avanza a la etapa media, los pacientes pueden realizar tareas con cierta independencia (como usar el baño), pero requerirán asistencia en tareas más complejas (como ir al banco, pagar cuentas, etc.)

Mientras El mal de Alzheimer avanza , llegará la perdida de aptitudes como son reconocer objetos y personas. Otros cambios de conducta que pueden manifestarse son arranques violentos en personas que no tienen antecedentes de ser o comportarse de esta manera.

-Etapa avanzada o terminal de El mal de Alzheimer. El deterioro de la musculatura se presenta y con ello se perderá la movilidad, lo que lleva al enfermo a un estado de cama, la inhabilidad de autoalimentarse, junto a la incontinencia, si es que para otros aún no les llega la muerte antes por otras causas externas (ataque de miocardio, neumonía, etc.).

El lenguaje se torna severamente desorganizado y entonces se pierde todo a la vez. Los pacientes no podrán realizar ni las tareas más sencillas por sí mismos y requerirán constante supervisión, quedando así completamente dependientes.

Una vez identificada, la expectativa promedio de vida de los pacientes que viven con la enfermedad de Alzheimer es aproximadamente de 7 a 10 años, aunque se conocen casos en los que se llega antes a la etapa terminal, entre 4 y 5 años, y existe el otro extremo, donde pueden sobrevivir hasta 21 años.

Visite nuestra pagina web http://www.trustedprescriptionsonline.com para obtener mayor información

Cómo diagnosticarlo

Diagnóstico

El diagnóstico se basa primero en la historia y la observación clínica. Durante una serie de semanas o meses se realizan pruebas de memoria y de funcionamiento intelectual. También se realizan análisis de sangre y escáner para descartar diagnósticos alternativos. No existe un test pre mortem para diagnosticar concluyentemente el alzhéimer. Se ha conseguido aproximar la certeza del diagnóstico a un 85%, pero el diagnóstico definitivo debe hacerse con pruebas sobre tejido cerebral, generalmente en la autopsia. Las pruebas de imagen cerebral pueden mostrar (sin seguridad) diferentes signos de que existe una demencia, pero no de cuál se trata. Por tanto, el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer se basa en la presencia de ciertas características neurológicas y neuropsicológicas y en la ausencia de un diagnóstico alternativo, y se apoya en el escáner cerebral para detectar signos de demencia. Actualmente existen en desarrollo nuevas técnicas de diagnóstico basadas en el procesamiento de señales electroencefalográficas.

Si desea obtener mayor información visite nuestra página web http://www.trustedprescriptionsonline.com

Causas de la enfermedad de Alzheimer

Existen varias teorías que intentan explicar las causas de la enfermedad de Alzheimer. Algunas tienen que ver con agentes tóxicos como, por ejemplo, varios metales como el aluminio, plomo, cinc y el mercurio. Según estas teorías estas sustancias tóxicas hacen que las neuronas se degeneren y se acumulen en el cerebro proteínas que obstaculizan su funcionamiento y llevan a la muerte de las células cerebrales o neuronas. Hay estudios que indican una relación entre el aluminio y la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, estos estudios no han sido confirmados y muchos expertos en El mal de Alzheimer no los aceptan. Otros agentes ambientales propuestos son toxinas presentes en los alimentos y agentes virales.

Una teoría que tenía muchos adeptos hasta hace relativamente poco tiempo era la de que la enfermedad de Alzheimer tiene sus orígenes en una deficiencia de un neurotransmisor (una sustancia cuya labor es enviar mensajes de una célula nerviosa a otra) llamado acetilcolina. Aunque en el cerebro de los pacientes de la enfermedad de Alzheimer existen deficiencias de acetilcolina en la actualidad se cree que estas no son la causa de El mal de Alzheimer sino que estas deficiencias son resultado de los daños cerebrales producidos por la enfermedad de Alzheimer.

En el cerebro de todas las personas de edad avanzada se encuentra cierto nivel de estos cambios. Sin embargo, en los pacientes de la enfermedad de Alzheimer la cantidad de estos es mucho mayor. Sin embargo, algunos investigadores piensan que la presencia de estas placas y nudos posiblemente no sean la causa de la enfermedad de Alzheimer sino un síntoma de la misma que es causado por otro proceso o alguna sustancia que es la que realmente causa la El mal de Alzheimer

Existe otra evidencia a la que recientemente se le ha estado prestando atención que parece indicar que la enfermedad de Alzheimer y la diabetes tienen un origen común. Se ha descubierto que durante las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer los niveles de insulina en el cerebro y la cantidad de receptores a esta hormona descienden.

Para mayor informacion visite: http://www.trustedprescriptionsonline.com

Tratamiento de la enfermedad de Alzheimer

Aunque no existe una cura para la enfermedad de Alzheimer sí existen medicamentos que pueden aliviar los síntomas y retardar el desarrollo de la enfermedad. Uno de los primeros medicamentos utilizados fue la tacrina (Cognex). Este es un inhibidor de una enzima llamada colinesterasa que descompone la acetilcolina. Tacrine ha dejado de ser utilizado en muchos países ya que puede causar daños al hígado y provoca nauseas, vómitos y diarreas. Existen otros inhibidores de la colinesterasa con menos efectos secundarios. Entre estos está el donezepilo (Aricept), la rivastigmina (Exelon, Prometax) y la galantamina (llamada Reminyl antiguamente y Razadyne en la actualidad). Estos medicamentos se utilizan para mejorar aunque en forma limitada los síntomas pero no impiden el progreso de la enfermedad.

Un medicamento reciente de otro tipo es la memantina (Akatinol). La memantina ayuda a evitar la muerte de las neuronas. Se ha encontrado que los pacientes que lo usan mejoran su capacidad para llevar a cabo actividades cotidianas y mejoran en algo sus funciones cognitivas entre otros beneficios. Algunos investigadores creen que combinar el donezepilo con la memantina produce mejores efectos que utilizarlos por separado.

Se utilizan otros medicamentos, no ya con el propósito de retrasar El mal de Alzheimer, sino de controlar los síntomas relacionados con la conducta, mejorar el estado de ánimo de los pacientes y controlar otra serie de síntomas. La depresión, que muchas veces se presenta en las etapas iniciales de la enfermedad de Alzheimer puede ser tratada por medio de medicamentos antidepresivos. Se utilizan también medicamentos para tratar el insomnio, la agitación, la ansiedad y las alucinaciones.

Para mayor imformacion visite: http://www.trustedprescriptionsonline.com